Datos de Interés

Las dos notas arqueológicas de interés en Tramacastilla son el poblado ibérico del Cabezo y la torre musulmana de la peña del Castillo, que dieron nombre al municipio “Entre ambos Castillos”

La iglesia de Santa Ana se hallaba totalmente edificada en 1680. Presenta tres naves, cubierta la central con bóveda de medio cañón con lunetos mientras las naves laterales se cubren con bóveda de arista. La cabecera es poligonal. A los pies se yergue la torre compuesta de dos cuerpos, el cuerpo inferior es cuadrado y el superior octogonal. En su interior destaca la forja del antepecho del coro y la cruz procesional del siglo XV con nudo de templete gótico, brazos flordelisados y medallones tetralobulados en los extermos. Destaca la estilización de la figura de Cristo.

La ermita de la Magdalena, junto a la carretera de acceso al pueblo, con su pórtico arquitrabado de madera sustentado por cinco columnas. El interior se distribuye en dos tramos, uno cubierto con bóveda de medio cañón con lunetos y el otro, de mayor altura, con cúpula.

La patrona del municipio es Santa Ana celebrada el 26 de julio y las fiestas patronales son en Agosto con la celebración de la Virgen de la Asunción y San Roque (patrón del municipio) donde destacan las celebraciones religiosas con la tradicional procesión del santo a la ermita que lleva su nombre y su liberación con la participación de los cazadores locales. La presencia del toro en las fiestas populares de Tramacastilla es uno de sus grandes alicientes con el tradicional encierro a caballo que conduce los astados desde el campo hasta la plaza del municipio que por unos días se convierte en coso taurino y que por la noche se “embolará con fuego”,  en las fiestas también destaca la elección “reina y su corte de honor” que durante los días festivos les hace protagonistas de diversos actos, el último día el toro volverá a ser motivo de unión social, cuando su carne guisada reúna a la gente en una comida común y para finalizar las fiestas se celebran los “play-back” con gran participación de la gente del pueblo.

En cuanto a Los Mayos, una tradición de la Sierra de Albarracín, se ha perdido la tradición original  sin embargo, todavía se canta el mayo a la Virgen en la iglesia parroquial la noche del 30 de abril, que era donde los mozos iniciaban la ronda por las casas de todas las mozas o mayas.

Los gazpachos forman parte de la gastronomía más tradicional de la zona y se elabora a base de patata e hígado de cerdo cocido a trozos y sazonado con especias, a lo que se añaden obleas de pan, volviéndolo a cocer todo junto otra vez